Mamoplastia de reducción

MAMOPLASTIA DE REDUCCIÓN 

Este procedimiento se utiliza para reducir el tamaño de los senos mejorando no solo la apariencia física de las mujeres, sino la calidad de vida de las mismas;  en ocasiones el tamaño, el volumen y el peso de los senos, puede interferir con la actividad normal de las señoras,  causando dolores en el cuello y en la espalda,  y dando lugar a malos hábitos de postura. Esta cirugía disminuye el volumen y tamaño de los senos, con lo que consigue corregir dichas alteraciones.

Dependiendo del tamaño de los senos se pueden utilizar diferentes técnicas: Si la hipertrofia mamaria no es muy grande, se pueden utilizar técnicas al rededor de la areola que dejan cicatrices imperceptibles. Sin embargo, en las hipertrofias moderadas y severas se utilizan incisiones de mayor tamaño que pueden dejar cicatrices en forma de T invertida, que se extienden desde la areola hasta el surco inframamario.

En ningún caso se afecta la capacidad del seno para una posterior lactancia, y aunque la sensibilidad del pezón puede afectarse en un principio, suele recuperarse al cabo de unas semanas.

Anestesia. Este procedimiento tiene una duración de 2 a 3 horas, y suele realizarse en forma ambulatoria y bajo anestesia regional o general.

Recuperación. La recuperación suele ser rápida, y las pacientes suelen incorporarse a sus actividades laborales en un término de 8 a 10 días. Se recomienda restringir las actividades físicas exigentes y los deportes de contacto por cerca de 2 meses.
Las cicatrices resultantes no desaparecen en su totalidad, pero tienden a desvanecer en un período de tiempo que varía entre 8 y 12 meses.