Otoplastia

OTOPLASTIA

Permite corregir el tamaño y la forma de las orejas, principalmente en los casos en los que se tienen orejas paradas o prominentes. Es la cirugía estética  que con mayor frecuencia se realiza en niños. Se recomienda  hacerla después de los 7 años de edad, tiempo en el que las orejas ya tienen un tamaño cercano al de un adulto.

Este procedimiento  se realiza a través de una incisión de 3 centímetros de longitud que queda situada en la parte posterior de la oreja. Permite  moldear el cartílago, para conseguir una oreja de menor tamaño y más pegada a la cabeza. La cicatriz queda completamente oculta.

Anestesia. Este procedimiento se realiza en forma ambulatoria, y el tipo de anestesia varía de acuerdo a la edad del paciente. En niños se prefiere la anestesia general, mientras que en los pacientes mayores se practica bajo anestesia local.

Postoperatorio. El paciente puede presentar dolor e inflamación de las orejas, que ceden a la ingesta de analgésicos comunes. También puede generar sensación de adormecimiento de las orejas en forma temporal. La sensibilidad se recobra completamente antes del primer mes. En el postoperatorio se utiliza un vendaje tipo turbante por 3 a 4 días, y posteriormente se recomienda el uso de una balaca para dormir durante el primer mes.

Recuperación. Las actividades normales pueden retomarse después de 3 o 4 días.